Acreditada 6 años

ADC Agencia de Acreditación

Investigación indica la importancia de la medición de los lípidos durante el embarazo, especialmente en casos de diabetes gestacional

Una charla de investigación acerca de diabetes gestacional e hipercolesterolemia y su impacto en la vasculatura fetoplacentaria, dictó la Dra. Susana Contreras de la Pontificia Universidad Católica de Chile en el Campus San Felipe para estudiantes, docentes y tutores clínicos de Medicina y otras carreras de la salud. La científica fue invitada por el Dr. Fabián Pardo, docente de la Escuela de Medicina. 

La investigación -que se encuentra financiada por el proyecto Fondecyt Postdoctoral 3180442- contempla la medición de lípidos durante el embarazo, pese a que las guías del Ministerio de Salud no lo indican. “La literatura internacional indica que cuando se miden los lípidos a lo largo de los embarazos diabéticos, en la mayoría de estos embarazos hay alteraciones del metabolismo de los lípidos, que principalmente están dadas por el aumento de los triglicéridos”, dijo.

En el proyecto, la Dra. Contreras detectó -junto a otros investigadores- una alteración en el colesterol total y triglicéridos desde el primer trimestre hasta el tercer trimestre, al medir los lípidos en mujeres embarazadas con diabetes mellitus gestacional. “Observamos que la dislipidemia que presentan estas mujeres es de las más malas, porque tienen los niveles de colesterol bueno bajo”, expresó.

Sostuvo que está descrito que, en el sustrato patológico de la diabetes gestacional, así como en la hipercolesterolemia durante el embarazo, la vasculatura fetoplacentaria se ve dañada, pero nadie ha descrito qué pasa al tener alterado el colesterol en un embarazo diabético. “En la investigación hemos demostrado que tener los lípidos alterados perjudicaría aún más las vasculatura fetoplacentaria en estas madres que ya presentan diabetes”, observó.

Si bien no hay estudios prospectivos de niños nacidos de madre con diabetes gestacional, “hay uno donde se miden las lipoproteínas de los neonatos de embarazos diabéticos, en el que se demostró que hay una alteración de enzimas antioxidantes que son transportadas en las lipoproteínas buenas (HDL), lo que podría ser la respuesta de por qué son más proclives a desarrollar lesiones ateromatosas”, comentó.

 

 

 

 

Casi la mitad de los nuevos médicos becados por la UV elige cursar una especialidad con alto déficit

Al igual que en 2018, un número significativo de los médico-cirujanos que durante el primer semestre de este año decidió cursar su beca de especialidad en la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso optó por alguna de las quince disciplinas que en la actualidad registran los mayores déficit de facultativos a nivel de hospitales y principales centros de atención primaria del sistema público de salud.

De los 107 profesionales inscritos hasta el 3 de junio pasado en este plantel, cincuenta (el 47%) resolvieron seguir sus estudios de perfeccionamiento en las áreas de Cirugía General, Cirugía Pediátrica, Neurocirugía, Obstetricia y Ginecología, Otorrinolaringología, Pediatría y Urología, que junto a las de Cardiología Diabetología y Endocrinología y Neonatología enfrentarán el éxodo obligado de unos mil profesionales, según proyecciones del Ministerio de Salud.

A ellos se suman otros veinte que eligieron las especialidades de Anestesiología y de Medicina General Familiar, que también presentan una brecha negativa y son altamente demandadas.

Esta realidad fue destacada por la directora de Postgrado y Postítulo de la Escuela de Medicina, Anamaría Correa, durante la ceremonia en la que el cuerpo docente de dicha unidad académica dio la bienvenida oficial a los nuevos residentes.

“Nuestro plantel ha hecho de la formación de especialistas uno de sus objetivos prioritarios. Por eso, y de la mano con el Ministerio de Salud, hemos incrementado en un 20% el número de médicos que se perfeccionan, lo que le permite a esta Escuela formar al 15% de los especialistas del país y al 80% de los especialistas que ejercen en la Región de Valparaíso”, precisó la doctora Correa.

Además, la directora de Postgrado y Postítulo de la Escuela de Medicina informó que este año se rompió una tendencia, ya que por primera vez los becados provenientes de otras universidades superaron a los de la UV.

“En esta oportunidad los egresados de nuestra institución representaron solo el 27% del total, en tanto que un 6,5% correspondió a médicos extranjeros provenientes de Ecuador, Venezuela, Colombia y Haití. El resto son titulados de otras universidades chilenas”, precisó Anamaría Correa.

Especialidades

Tras la recepción -en la que recibieron la credencial institucional, el tradicional delantal blanco y el reglamento de su especialidad-, los nuevos becados destacaron el prestigio de los programas de especialidad médica que dicta la Escuela de Medicina de la UV, así como también valoraron la posibilidad que ésta les otorga de contribuir a la salud pública nacional.

En la actualidad, la Universidad de Valparaíso imparte 28 especialidades médicas básicas y de referencia, de las cuales quince se encuentran debidamente acreditadas y validadas ante la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (Asofamech), siendo por ello la tercera casa de estudios del país con más disciplinas de este tipo certificadas.

La duración de estos programas se extiende entre dos y cuatro años, dependiendo de la disciplina escogida. Estos son cursados -en forma simultánea- en los hospitales Carlos Van Buren, Eduardo Pereira y Del Salvador de Valparaíso, Gustavo Fricke y Naval “Almirante Nef” de Viña del Mar, de Quilpué, San Martín de Quillota, Santo Tomás de Limache, San Camilo de San Felipe, San Antonio de Putaendo y en los consultorios pertenecientes a las corporaciones municipales y dependientes de los servicios de Salud de la Región de Valparaíso. Asimismo, la Escuela de Medicina de la UV también dispone de cupos en la Región Metropolitana en los hospitales Dr. Raúl Yazigi de la Fuerza Aérea de Chile, de la Dipreca y Militar Luis Felipe Brieba.

Doctora Sandra Montedónico asistirá a curso para mujeres líderes del mundo en la UCLA

La académica, investigadora y jefa del programa de Cirugía Pediátrica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso Sandra Montedónico fue seleccionada para participar en un curso especialmente diseñado para mujeres líderes de todo el mundo que será dictado entre el 23 y el 28 de junio por la Universidad de California - Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos.

Se trata del programa "Preparing our Women Board Members of Tomorrow", que busca potenciar las habilidades y experiencias de profesionales destacadas en sus respectivas disciplinas para que logren acceder a las juntas directivas de organizaciones públicas y privadas y puedan generar, desde esa posición, los cambios positivos que la sociedad actual requiere para avanzar.

La doctora Montedónico accedió al citado curso gracias a la obtención de un beca Santander, entidad que en asociación con UCLA Anderson Executive Education promueve la reducción de la brecha de género mediante la creación de instancias y redes de cooperación destinadas a retener talento y asegurar el éxito futuro de las instituciones, al proporcionar a las mujeres que cumplen labores en ellas un mayor reconocimiento y desarrollo profesional.

“Esta es una excelente oportunidad. Agradezco el respaldo del rector y de las autoridades de la Universidad, quienes se hicieron eco de la carta compromiso suscrita recientemente por Chile para avanzar en esta misma dirección”, dijo la docente de la Escuela de Medicina de la UV.

Escuela de Medicina acoge primer encuentro de la ONG Médicos sin Marca realizado en regiones

Los desafíos que hoy existen en materia de legislación e implementación de políticas públicas de salud destinadas a promover la equivalencia terapéutica e intercambiabilidad de los medicamentos y el desarrollo de estrategias orientadas a evitar las presiones indebidas de la industria farmacéutica fueron los temas principales sobre los cuales giró el primer encuentro de adherentes de la ONG Médicos Sin Marca realizado en regiones.

La actividad contó con el patrocinio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso y tuvo lugar en el Campus de la Salud UV de Reñaca, hasta donde acudieron profesionales provenientes de diferentes ciudades e instituciones, además de docentes y estudiantes de esa carrera, quienes participaron de manera activa en las reflexiones y discusiones que generaron las presentaciones que consideró su programa de contenidos.

La primera de ellas estuvo a cargo del gastroenterólogo Rodrigo Irarrázaval, director y fundador de MSM en Chile, quien dio cuenta de los principales objetivos de esta entidad a nivel nacional y de sus vínculos con las filiales que posee en casi todos los países del continente americano y también en España, Portugal y Reino Unido.

Según explicó, la iniciativa surgió con la finalidad de enfrentar la creciente preocupación respecto de la calidad y fiabilidad de las fuentes a través de las cuales los médicos se informan de los diversos avances diagnósticos y terapéuticos y, también, de la forma en que estos ejercen la práctica clínica y toman decisiones al momento de evaluar y tratar a sus pacientes.

Para el doctor Irarrázabal, cada vez es más evidente e inexcusable que los médicos deleguen parte de sus atribuciones a la industria farmacéutica, desestimando la evidente deformación del conocimiento adquirido y el probado efecto que el marketing y los incentivos que entregan los laboratorios tienen sobre sus conductas de prescripción y otras acciones.

“Este modo de proceder -esta forma de relacionarse con la industria farmacéutica- está tan metido en nosotros que hoy es la principal fuente de financiamiento de los congresos y una serie de otras actividades médicas que de lo contrario no se podrían hacer. Esto en principio podría estar bien, pero trae consecuencias. Y éstas están siendo mucho más grandes y difíciles de controlar de lo que pensamos. La mayoría de los médicos dice que no se siente influenciada por los visitadores médicos y que es lo suficientemente inteligente para controla la situación. Pero en definitiva nosotros creemos que esto no es así. La influencia de la industria es muy efectiva. Por algo los visitadores van a ver a los médicos y la industria invierte ingentes cantidades de dinero en marketing para influir y cambiar sus prescripciones. Esto se hace porque saben que son capaces de modificar la forma en que nosotros hacemos la medicina”, argumentó el máximo representante de Médicos sin Marca en nuestro país.

Temas

En el encuentro también intervinieron el neurólogo Rodrigo Salinas, quien expuso sobre la realidad y los desafíos que nuestra sociedad enfrenta en materia de equivalencia terapéutica e intercambiabilidad de los medicamentos; el especialista en salud pública Cristóbal Cuadrado, quien se refirió a la Ley de Fármacos II; y Juan Francisco Cabello, quien a su vez habló sobre el alto costo de los medicamento en Chile.

A la fecha, la ONG Médicos sin Marca cuenta con casi 500 médicos asociados en nuestro país. Y en su directiva figura la doctora Eva Madrid, docente de la Escuela de Medicina y vicerrectora de Vinculación con el Medio de la Universidad de Valparaíso, y el docente ex alumno de ese plantel Paulo Gnecco, actual Consejero Nacional del Colegio Médico de Chile.

Programa de Magíster en Salud Pública con mención en Gestión en Salud inició su 10° versión

Su décima versión inició el Magíster en Salud Pública con mención en Gestión en Salud, programa organizado por el Departamento de Salud Pública de la Escuela de Medicina, cuyo objetivo es formar especialistas e investigadores de alto nivel en Salud, que incorporen nuevos conocimientos, habilidades y actitudes que favorezcan su calidad de gestión, de innovación y liderazgo. 

La ceremonia de inauguración estuvo presidida por el director de la oficina de Postgrado y Postítulo de la Universidad, Alejandro Dinamarca, junto a la secretaria académica de la Escuela de Medicina, Carolina Reyes; el director de la Escuela de Tecnología Médica, Andrés Ibarra, en representación de la directora de la Escuela de Enfermería; profesora  Paola González; el director del Departamento de Salud Pública, Cristian Papuzinski; y la directora del Programa de Magíster en Salud Publica, Katherine Cuevas, y docentes del Programa. 

En su discurso, la profesora Katherine Cuevas, indicó que “esperamos que nuestros graduados sean profesionales que desarrollen pensamiento y análisis crítico frente a la realidad social. Que cuenten con sólidos y actualizados conocimientos de la disciplina y habilidades de gestión, que les permita proponer e implementar soluciones a los problemas presentes en su ámbito profesional, que planifiquen, administren y evalúen centros y programas de salud, de manera tal, que sean capaces de liderar procesos de cambio de la realidad socio-sanitaria de la región y del país, con un enfoque crítico, ético, participativo y promocional”. A la fecha el programa ha graduado a 104 profesionales, los que en su mayoría se encuentran contribuyendo a mejorar el sistema público de atención.

La ceremonia contó con la conferencia central de la Profesora Dra. Orielle Solar Hormazábal, médica, especialista en Salud Pública y Epidemiología, con una vasta experiencia en Determinantes Sociales de la Salud, equidad de acceso a Servicios de salud, salud de los trabajadores y equidad en salud por más de 18 años, quien dictó la clase magistral “Desafíos de la Integración en la Determinación Social en Salud”.

La conferencia marcó el término de clases presenciales de los estudiantes Leonora Araya, Carlos Guerrero, María José Jaramillo, Jorge Klarian, Sebastián Meneses, Karla Rodríguez, Felipe Rosas, Pamela Torres y María Ruth Valencia, todos correspondientes a la novena versión del programa, a quienes se distinguió con un obsequio.

Asimismo, se reconoció a los docentes fundadores del programa de Magíster el año 2003: Ernestina Esparza, Jorge Gregoire y en especial al Dr. Mario Parada, quien se desempeñó como director del programa desde el 2004 al 2018.

En la ceremonia además de dio la bienvenida a los estudiantes de la décima versión del programa: Javiera Arellano, Carla Cravero, Vicente Couchot, Liliana Devia, Patricia Espíndola, Cindy Fajardin, Mónica Labra, Daniel Muñoz, Ximena Piñones, Constanza Uribe, Daniela Vera, María José Vergara, Genaro Zambrano, Carlos Zamora y Arturo Zamora.

47 estudiantes de Medicina San Felipe fueron investidos con el tradicional delantal blanco

Profunda emoción y solemnidad embargaron a los 47 estudiantes de primer año de Medicina campus San Felipe en su Ceremonia Académica de Investidura, evento que marca su ingreso a los campos clínicos y de servicio en el sistema de salud público del valle de Aconcagua. 

La ceremonia fue encabezada por el director de la Escuela de Medicina, doctor Rodrigo Vergara; la jefa de carrera, doctora Ana María Julio, y contó con la participación de la directora del Campus, profesora Soledad Narea; docentes de Medicina, tutores clínicos, representantes del Centro de Estudiantes, familiares y amigos de los alumnos.

En su discurso, el director de la Escuela, Rodrigo Vergara, instó a los estudiantes -a través de una historia- a que no se dejen llevar por los docentes “que muchas veces pedimos respuestas únicas” e hizo un llamado a los profesores a que estimulen el pensamiento crítico y la creatividad en los alumnos, “tan necesaria para nuestra profesión”, dijo.

Continuando con la ceremonia, la jefa de carrera, doctora Ana María Julio, leyó el Código de Honor que minutos más tarde firmaría cada uno de los estudiantes investidos. Recordó la importancia de asumir con rectitud y nobleza esta profesión, aprovechando todas las oportunidades para aprender de los pacientes, profesores y colegas.

“Recordaré siempre que la medicina es un arte y una ciencia, y que el calor humano, el buen trato, la empatía, la comunicación y la comprensión son la base para el cuidado de mis pacientes”, leyó.

Invitó a los alumnos a “valorar la diversidad de experiencias de los pacientes, su cultura y creencia, puesto que esto es importante para ellos porque incrementará vuestra habilidad para cuidarlos y enriquecerá su educación”.

Luego, los estudiantes subieron al escenario para ser investidos por académicos y tutores clínicos, y firmar el Código de Honor frente a sus pares, asumiendo el compromiso público de actuar con ética y respetar las normas de los centros hospitalarios. También se comprometieron a velar por los derechos e integridad de los pacientes, cumplir con las tareas que se les encomienden y dejar bien puesto el nombre de la carrera de Medicina de la Universidad de Valparaíso.

Daniel Cuadra, secretario de bienestar del Centro de Estudiantes de Medicina, entregó unas palabras de bienvenida a la Escuela de Medicina. “Los alentamos a tomar con ímpetu, coraje y alegría este nuevo camino a recorrer. No será fácil; como en toda aventura habrá altos y bajos, pero los malos ratos y momentos de tristeza serán superados con creces por la enorme retribución otorgada por el cuidado y acompañamiento a otra persona en momentos de enfermedad, dificultad y flaqueza, donde un simple “gracias” les llenará el alma por saber que están cumpliendo su misión”, dijo.

A nombre de la generación 2019, la alumna Valentina Sandoval dirigió algunas palabras. “Son muchos los 'porqué' que cada uno de nosotros tuvo para elegir medicina como la 'ciencia y arte' a la que nos dedicaremos. Para muchos, fue su sueño desde pequeños, porque la vocación de servicio estuvo siempre, expresada de distintas maneras quizás. Porque todos queremos generar un impacto positivo, ser agentes de cambio en esta sociedad y aportar nuestro granito de arena. Queremos convertirnos en los doctores, que ustedes, nuestros seres queridos, merecen. El doctor que mira a los ojos y genuinamente se interesa y los escuche, queremos ser un aporte en la salud, sobre todo pública, disminuir las brechas y lograr ayudar a la mayor cantidad de gente, sin importarnos ningún otro factor, más que el que esa persona necesita nuestra atención" , expresó.

Los estudiantes investidos son:

Camila Aguilera Cataldo, Claudio Aguilera Gutiérrez, Sofía Álvarez Olguín, Begoña Aragón Rosales, Arantzazu Arros Yaeger, Daisy Baltierra Rojas, Catalina Barrera Muñoz, Karina Cárcamo Bonilla, Sebastián Cayupán Quintremil, Gabriela Collado Lagos, Sebastián Concha Contreras, Ignacia Conejeros Kogan, Rodolfo Cuevas Olguín, Javiera De La Fuente Llanquitur, Valentina Díaz Jeldres, Cristóbal Díaz Muñoz, Valentina Espinoza Herrera, Priscila Fernández Pérez, Felipe Hadad Ibaceta, Santiago Hales Aslin, Marco Hernández Marchant, Catalina Herrera Jaccard, Bayron Jorquera Gallardo, Guillermo Kegevic Romero, Sofía Laterra Requena, Valeria León Méndez, Javiera Mauriz González, Valentina Fernanda Muñoz Camaño, Agustín Muñoz Hinojosa, Catalina Muñoz Miranda, Camila Olavarría Roldán, Cristina Osorio Gallegos, Fernanda Oyanedel Llaiquen, Valentina Poblete Parada, Rodrigo Sáez Velasco, Carla San Martín Muñoz, Valentina Sandoval Toro, Catalina Silva Arenas, Valentina Silva Ramírez, Vicente Tocornal Cortés, Javier Valenzuela Veloso, Daniela Vargas Ubilla, Renato Vásquez Lazarus, Patricia Vega Castillo, Scarlett Venegas Salas, Gerardo Verdugo Ayala, Pablo Yáñez Cruces.

 

 

Escuela de Medicina
Universidad de Valparaíso