Acreditada 6 años

ADC Agencia de Acreditación

Medicina nombra “profesor distinguido” al destacado neurólogo y docente Juan Idiáquez

Al conmemorar sus 52 años de existencia, la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso nombró “profesor distinguido” al destacado neurólogo, profesor e investigador de ese plantel Juan Idiáquez Cabezas.

El título académico honorífico le fue conferido en mérito a su excelencia profesional y por haber cumplido labores docentes más allá de lo requerido, con vocación y calidad humana, siendo ejemplo en la formación de médicos y especialistas.

La distinción le fue entregada durante una ceremonia que se realizó en el aula magna Victorio Pescio, la cual fue encabezada por el vicerrector académico, José Miguel Salazar, y el decano de la Facultad de Medicina, Antonio Orellana, quienes en la ocasión estuvieron acompañados por el director de la Escuela de Medicina, Rodrigo Vergara; el secretario académico de esta última, José Toro, y la presidenta del centro de estudiantes de la carrera, Sofía Marín.

La presentación del doctor Idiáquez estuvo a cargo del profesor y presidente del Colegio Médico de la Región de Valparaíso, Juan Eurolo.

Reconocimientos especiales

Durante la ceremonia de aniversario las autoridades de la Escuela de Medicina también entregaron reconocimientos por 35, 30, 25 y 20 años de servicio a los docentes y funcionarios Aida Milinarsky Topaz, directora de Postgrado y Postítulo; Teresa Veas Nanjari, jefa de la cátedra de Medicina; Juan Andrés Venegas Vera, docente de la cátedra de Urología; Jorge Chávez Aravena, docente de la cátedra de Traumatología; Antonio Bastías Donoso, técnico del departamento de Preclínicas, y Myriam Jélvez Huenteo, secretaria de la cátedra de Medicina en el Hospital Carlos van Buren.

También fueron reconocidos, de manera especial, los médicos Vinka Giadrosich Rubilar y Abelardo De la Rosa Manríquez, docentes de los departamentos de Pediatría y de Anatomía, respectivamente, y el funcionario Fernando Corrotea García, quienes este año se acogieron a retiro.

Promoción 1998

Al igual que en años anteriores, la Escuela de Medicina de la UV rindió un homenaje a sus antiguos titulados. Este año le correspondió a la promoción que se graduó en 1998.

En representación de sus compañeros de generación, hizo uso de la palabra el doctor Juan Francisco Cabello.

Escuela de Medicina comenzó co-construcción de huerto medicinal intercultural en Campus San Felipe

La utilización de la herbolaria es reconocida como una práctica ancestral en el proceso salud-enfermedad-atención, basada en los recursos disponibles a nivel intra y extradomésticos, donde participan los miembros del grupo familiar, las redes sociales y los terapeutas profesionales o vecinales.

La Escuela de Medicina, por su perfil humanista, está comprometida con la integración y abordaje de la Interculturalidad en el espacio académico, ya sea como contenido en algunas asignaturas o la realización de un conversatorio anual.

“En esta oportunidad hemos querido avanzar en el reconocimiento de la cosmovisión y salud intercultural como una herramienta para potenciar el abordaje de una atención del proceso de salud-enfermedad con pertinencia cultural a través de la creación de un huerto medicinal intercultural en el Campus San Felipe”, señala Daisy Iturrieta, profesora a cargo del proyecto.

Si bien éste quedará en la sede Aconcagua de la UV, los conocimientos acerca de esta práctica serán compartidos con toda la comunidad, pues la invitación se hizo extensiva a profesores de educación básica y media, juntas de vecinos y usuarios de la atención primaria de salud. El programa cuenta con más de 40 inscritos, gran parte de ellos, integrantes de la sociedad civil.

Para este proyecto se establecieron alianzas con la Escuela de Tecnología Médica, el Programa Especial de Pueblos Indígenas – Servicio de Salud, Organizaciones de Pueblos Originarios, el Hospital Psiquiátrico Dr. Philippe Pinel, jardines particulares y Conaf.

El programa comprende seis sesiones teórico-prácticas, donde los alumnos y padrinos de las plantas que conformarán el huerto, aprenderán acerca de medicina botánica (profesor TM Carlos Coros), cosmovisión (Juan Vielma y organizaciones pueblos originarios), antropología del otro (asistente social Pamela Canabes), cuidados de la tierra y plantas (agrónomo Juan Gallardo), para finalizar con la plantación de las hierbas y montaje del huerto.

La inauguración del huerto está programada para octubre con la participación de los padrinos, autoridades académicas y de salud, y representantes de pueblos originarios.

 

Seminario de medicina social analizó impacto de la intervención interdisciplinaria en la APS

Más de un centenar de especialistas, profesionales del ámbito de la salud, académicos y estudiantes de postgrado participaron en el VII Seminario de Medicina Social “Experiencias de intervención interdisciplinaria en APS”, que organizaron en conjunto las direcciones de los programas de magíster en Intervención Social y en Salud Pública que imparten las escuelas de Trabajo Social y de Medicina de la Universidad de Valparaíso, respectivamente.

El encuentro se desarrolló en el contexto de la conmemoración de los cuarenta años de la Declaración de Alma Ata, conferencia internacional que buscó unificar criterios para definir una estrategia global tendiente a garantizar el derecho de toda población o grupo humano a una atención primaria de salud de calidad y centrada en las personas.

La ceremonia de inauguración fue encabezada por el rector Aldo Valle y contó con la presencia del doctor Hugo Rivera, asesor en Sistemas de Servicios de Salud de la Organización Panamericana de la Salud, quien fue el encargado de dar inicio a la serie de conferencias, mesas de discusión y talleres que consideró la actividad.

Ejes

El seminario giró en torno a los tres principios o ejes definidos en la Declaración de Alma Ata: universalidad, participación e intersectorialidad, los cuales fueron abordados a través de diferentes temáticas que fueron expuestas por representantes de los principales centros de salud familiar pertenecientes a los municipios de Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Los Andes, San Antonio, La Ligua y Los Cerrillos; de entidades dependientes de los servicios de salud de la Región de Valparaíso, y de instituciones de educación superior de la zona y de Santiago.

Según explicó la directora del Programa de Magíster en Salud Pública de la Escuela de Medicina, Katherine Cuevas, uno de los objetivos esenciales del encuentro fue relevar los esfuerzos que hacen los equipos de profesionales que trabajan en la APS por mantener vigentes las bases de un modelo de asistencia sanitaria orientado a fomentar el bienestar físico, social y mental, y no solo la curación de las enfermedades, mediante tecnologías y métodos simples, científicamente fundamentados, socialmente aceptables, factibles de ser implementados a un costo razonable y, por tanto, al alcance de todos los individuos, las familias y las comunidades.

“La universalidad, la participación y la intersectorialidad son conceptos emanados de la medicina social que fueron incluidos en el documento suscrito en 1978, ya que apuntan al objetivo compartido de alcanzar la manifestación de la justicia social de la población en el ámbito de la salud. Y se orientan a generar la movilización integrada de recursos para la coordinación de acciones de diversos sectores de la sociedad, contribuyendo de manera directa en la mejora de la salud de la población, especialmente en las acciones de promoción, prevención y educación”, dijo Katherine Cuevas.

Estudiantes de Medicina capacitan a educadoras de párvulos en maniobras básicas de reanimación

En Chile, la primera causa externa de muerte en menores de 5 años, es la obstrucción de la vía aérea por objeto extraño (OVACE). Un gran porcentaje de estos casos puede evitarse si los testigos del accidente tienen conocimiento de primeros auxilios o se toman las medidas de prevención correspondientes. 

En la misma línea, la cifra de muertes de lactantes por paro cardio respiratorio (PCR) es importante, cobrando gran relevancia la prevención y la promoción de las correctas maniobras de reanimación, ya que muchos de estos accidentes se registran en los establecimientos educacionales de los menores.

Por lo anterior, un grupo de estudiantes de Medicina que integran el Comité de Educación Médica (Scome) de IFMSA Universidad de Valparaíso Campus San Felipe, desarrolló el programa de Capacitación Reanimación Cardiopulmonar, PCR y OVACE "Cuidemos a Nuestros Niños”, que busca entregar a educadoras/es de párvulos las herramientas necesarias para reaccionar de manera adecuada frente a una emergencia de este tipo. La primera capacitación se realizó en el Jardín Infantil Girasol de San Felipe.

La iniciativa contempló cuatro etapas con módulos teórico-prácticos, impartidos por alumnos ayudantes y la docente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Campus San Felipe, doctora Marcela Orellana. Cada una de estas etapas contó con apoyo bibliográfico recabado por los alumnos de Medicina, que sirvió como material de estudio previo a las sesiones. El programa finaliza con la elaboración de un plan de emergencias por parte del equipo educativo del jardín. 

La doctora Marcela Orellana explicó que la iniciativa nació de los estudiantes de Medicina. “Me pareció muy interesante la idea y decidí asumir el rol de coordinadora de la capacitación y hacerlo de manera formal para que el conocimiento quedara bien integrado en las educadoras”, agregó.

“Nuestra idea inicial era algo más acotado, pero con la ayuda de la doctora Orellana creamos todo un programa de las sesiones que íbamos a tener, las charlas, casos prácticos y evaluaciones”, señaló la estudiante de Medicina e integrante de Ifmsa, Lilén Vega.

Por su parte, Mafalda Guerrero, asesora pedagógica del jardín Girasol, valoró la propuesta de capacitación en la que participaron las seis tías del jardín. “El apoyo ha sido bastante significativo porque además de la teoría hemos contado con fantomas para practicar. Asimismo, hemos tenido evaluaciones al iniciar cada clase de acuerdo al material teórico que nos envían previamente, y al finalizar cada sesión, realizamos una prueba práctica, con un caso, que se evalúa con una rúbrica muy clara”, indicó. 

La educadora sostuvo que, si bien nunca han tenido un caso de emergencia, sí es necesario pensar que pudiera ocurrir y para ello es necesario estar preparadas. “La idea es que cada una de nosotras tenga un rol asignado y claro para actuar de manera correcta ante una situación de urgencia real”, concluyó.

Loreto Jara, educadora del jardín, opinó que la experiencia fue muy positiva no solo para el jardín sino para la vida en general. Si bien tenía conocimientos teóricos, al momento de la simulación -en el Simuv de la UV- es muy distinto por la presión de un escenario casi real. “Como jardín estamos elaborando nuestro plan de emergencia que debemos presentar en tres semanas más” dijo. 

Las educadoras ahora son capaces de generar una respuesta correcta frente a una emergencia. Los estudiantes pretenden replicar el curso en otro jardín infantil durante el próximo año, ya que cuentan con todo el material educativo.

Premio Nacional de Ciencias expuso sobre el preocupante fenómeno del “hambre oculta”

La falta de micronutrientes esenciales es un problema grave de salud que en la actualidad afecta a 2 mil millones de personas en todo el mundo. En su mayoría corresponden a niños, adolescentes y mujeres embarazadas que debido a la falta de alimentos no ingieren las vitaminas y minerales necesarios y, por tanto, además de presentar desnutrición, bajo peso y talla, padecen de diversas enfermedades y exhiben un menor desarrollo intelectual.

Paradojalmente, este problema aqueja también a millones de infantes y jóvenes que tienen sobrepeso u obesidad como resultado de una malnutrición o consumo excesivo de alimentos ricos en grasas y azúcares, lo que igualmente impide que alcancen su pleno potencial físico y social.

Este fenómeno, apodado “hambre oculta”, fue expuesto por el reconocido médico, investigador y Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 2012 Ricardo Uauy durante la primera jornada del III Congreso Chileno de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica, a la que asistieron más de un centenar de especialistas nacionales y extranjeros.

Organizado por la Sociedad Chilena de Pediatría y patrocinado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, cuyo decano Antonio Orellana inauguró las presentaciones, el encuentro consideró conferencias plenarias, mesas de discusión, presentación de trabajos y simposios de laboratorio a los que también asistieron estudiantes de pregrado, becados y docentes vinculados a las disciplinas señaladas.

La directora del congreso, Pamela Jofré, docente de la Escuela de Medicina de la UV, destacó especialmente la presencia expertos provenientes de Estados Unidos, Argentina e Israel y, por cierto, de Chile, que abordaron temas de gran relevancia y actualidad, como son las enfermedades celíacas, patologías intestinales emergentes, enfermedades inflamatorias intestinales en niños (mal de Crohn y colitis ulcerosa) y complicaciones hepáticas, entre otras.

Fenómeno complejo

Según explicó en la oportunidad el doctor Uauy, el “hambre oculta” es difícil de identificar, pues no produce las mismas sensaciones que el hambre tradicional.

“Este fenómeno está presente en mayor medida en el África Subsahariana, India y gran parte de Asia, Centroamérica, el Caribe y la parte norte de Sudamérica. En Chile está muy acotado. El gran problema es que no se sabe cuánta comida consumen las personas ni mucho menos el aporte o valor nutricional que tienen los alimentos que ingieren. Según la Organización Mundial de la Salud, en América Latina hay unos 22,3 millones de niños en edad preescolar y 33 millones de mujeres en edad fértil que presentan deficiencia de zinc, yodo y vitamina B12, componentes importantes en las etapas de desarrollo y crecimiento. Además, se estima que al menos 51 millones de personas en la región no consumen las cantidades necesarias de zinc. Algo parecido ocurre con el ácido fólico”, precisó el médico e investigador.

Al respecto, Uauy sostuvo que la falta de micronutrientes conlleva una gran variedad de consecuencias. Por ejemplo, impide que niños y niñas alcancen el pleno desarrollo físico y una capacidad cognoscitiva adecuada, generando brechas y deficiencias que con el tiempo se tornan irreversibles.

Expositores destacados

Además del doctor Ricardo Uauy, en el III Congreso Chileno de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica intervinieron Kyle Jensen, destacado especialista de la Universidad de Utah y del Intermountain Primary Children’s Hospital del Salt Lake City de Estados Unidos, quien expuso sobre insuficiencia hepática aguda en niños; el doctor Leonel Rodríguez, pediatra gastroenterólogo del Boston Children’s Hospital, quien habló de los trastornos motores asociados a malformaciones digestivas; el médico israelí Dan Turner , experto mundial en enfermedad inflamatoria intestinal de inicio precoz, y Gustavo Ríos, jefe del Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, encargado además de clausurar el encuentro con una presentación titulada “La mirada holística de la pediatría a través del tiempo”.

Cirugía Pediátrica UV es la primera especialidad médica en Chile en ser acreditada por la CNA

Tras lograr siete años de certificación, el programa de Cirugía Pediátrica que imparte la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso se transformó en la primera especialidad médica en ser acreditada en Chile bajo el nuevo sistema de control de estándares de calidad para los postítulos y postgrados del área de la Salud que desde el 19 de febrero pasado tiene a su cargo la Comisión Nacional de Acreditación (CNA).

La noticia la dio a conocer el director de Desarrollo Institucional y Aseguramiento de la Calidad de la UV, Sebastián San Martín, luego de ser informado oficialmente por ese organismo del resultado del proceso de evaluación correspondiente.

“Este resultado es muy relevante, y, sin duda, adquiere un significado aún mayor dado que corresponde al primer programa de especialidad médica acreditado en el país por la CNA, de acuerdo con lo que hoy establece la nueva Ley de Educación Superior recientemente promulgada. Con la CNA habíamos tenido la experiencia de acreditar programas de doctorado y magíster, por lo que esta certificación se transforma en un precedente que nos permitirá guiar de mejor manera los próximos procesos que debemos abordar con las especialidades del área de la salud”, afirmó la autoridad universitaria.

Cabe recordar que desde 2008 y hasta antes de la fecha señalada, las especialidades médicas tenían que ser acreditadas exclusivamente a través de agencias o corporaciones de derecho privado, de las que existía solo una habilitada en el país para tal efecto: la agencia APICE.

A partir de las reformas a la ley y el reglamento respectivos, es la CNA la entidad encargada de acreditar a todas las especialidades y subespecialidades médicas y, también, las odontológicas que imparten las universidades chilenas.

En ese sentido, Sebastián San Martín precisó que este nuevo escenario da confianza y entrega señales de que el trabajo que realizó el programa de Cirugía Pediátrica, con el apoyo de la Escuela de Medicina y de su dirección de Postgrado y Postítulo, la Vicerrectoría Académica y la Dirección de Autoevaluación y Acreditación, es el correcto.

“Debemos seguir avanzando por ese mismo camino con el resto de las especialidades, que prontamente deberán presentarse, algunas a un nuevo proceso de acreditación -que son aquellas que fueron acreditadas con anterioridad por APICE- y otras -como lo hizo Cirugía Pediátrica- que se presentarán por primera vez”, concluyó el director de Desarrollo Institucional y Aseguramiento de la Calidad de la UV.

Consolidación

Por su parte, la jefa del programa de Cirugía Pediátrica de la Escuela de Medicina, Sandra Montedónico, dijo que la acreditación por siete años que le otorgó la CNA es un paso muy positivo hacia la meta de consolidarlo y transformarlo en el mejor en su tipo a nivel nacional.

“Esto nos llena de orgullo a todos quienes integramos el equipo de profesionales que forma parte de él, que realizamos un gran y sistemático trabajo académico, clínico y científico. Estamos abriendo el camino a las futuras postulaciones de las distintas especialidades médicas de las universidades de todo Chile a la acreditación por la CNA. Esto no es menor, pues siempre hay un cierto grado de incertidumbre cuando se realiza algo por primera vez y este proceso no fue la excepción. El hecho de que hayamos obtenido este buen resultado nos demuestra que estamos haciendo bien nuestro trabajo en la UV”, dijo la doctora Montedónico.

Fortalezas

La especialidad en Cirugía Pediátrica es el único programa acreditado en Chile que incorpora un año de formación en cirugía general de adultos durante el primer año de formación. El programa además recibe solamente un becado por año, que se asigna de manera secuencial a dos campos clínicos, el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar y el Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso.

“Estos dos hechos hacen que el residente tenga la posibilidad de adquirir una gran experiencia clínica y quirúrgica a lo largo de su formación, de tal manera que, al término de ésta, pueda sentirse seguro al enfrentarse a un niño con una enfermedad que requiera de una cirugía”, destacó la doctora Montedónico.

Otra fortaleza de esta especialidad es que tiene un fuerte énfasis en investigación, ya que los becados realizan trabajos de investigación que han sido presentados en congresos internacionales y han sido publicados en revistas indexadas de la especialidad.

“Nuestros becados se han ganado el premio al mejor trabajo científico en los últimos dos congresos chilenos de cirugía pediátrica”, concluyó la jefa de la especialidad de Cirugía Pediátrica de la UV.

Escuela de Medicina
Universidad de Valparaíso