Acreditada 6 años

ADC Agencia de Acreditación

85 estudiantes de primer año de la Escuela de Medicina suscribieron código de honor

 

Ochenta y cinco estudiantes que este año ingresaron a la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso en la Casa Central suscribieron el código de honor de dicha unidad académica y lucieron -por primera vez- la piocha institucional y el delantal blanco que los distinguirán en su ámbito profesional.

Ello es parte de la tradicional ceremonia de investidura, la cual marca el inicio de su trabajo en campos clínicos y el contacto con pacientes.

La actividad se realizó en el Aula Magna “Victorio Pescio” y fue encabezada por el decano de la Facultad de Medicina, Antonio Orellana, y el director de la Escuela de Medicina, Rodrigo Vergara. Ambos estuvieron acompañados por el secretario académico del plantel, José Toro, y la presidenta del Centro de Estudiantes de la carrera, Sofía Marín.

En la ocasión, y en medio de los aplausos de sus orgullosos padres, familiares y amigos, los jóvenes también recibieron un bolsón de trabajo y el reglamento que rige sus deberes y derechos,

Compromiso

El código de honor, que cada uno de los futuros médicos firma frente a sus pares, representa el compromiso público y respeto a las normas institucionales y de los centros hospitalarios, a los derechos y la integridad de los pacientes, además de la obligación de cumplir a cabalidad con las tareas que sus profesores les encomienden, siempre considerando los principios y valores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso.

Los investidos

Los 85 estudiantes de la Escuela de Medicina UV investidos en 2018 fueron los siguientes: Sebastián Aguerre Mattiozzi, Roberto Aguilar Ruz, Jeremmy Alarcón Castro, Felipe Allendes Reyes, Sebastián Almarza Santander, Javiera Arias Arellano, Catalina Arias Inzunza, Montserrat Baader Gil, Sofía Barrios Escobar, Javier Bascuñán Esnaola, Benjamín Bermúdez Borgoño, Javier Bravo Alarcón, Belén Bravo Vera, Matías Brito Castillo, Fernanda Cabezón Campos, Carlos Cabrera Ubilla, Catalina Carrasco Miranda, Fernanda Castillo Astudillo, Cristóbal Castillo Vásquez, Javiera Chávez Vargas, Juan Pablo Cifuentes Cifuentes, Samuel Concha Peirano, Javiera Contreras Cortés, Consuelo Contreras Ruiz, Vicente Cornejo González, Nelson Cuello Moya, Lucien Dardel Ceardi, Vicente De los Ríos Oñate, Gonzalo Díaz Bravo, Aline Dunner Constanzo, Cristina Espinoza Montaner, Andrés Estefane Duran, Daniela Figueroa Carmona, Agustín Fontecilla Pérez, Javiera Fraile Quintero, Eileen Fuentes Carmona. Franco Gálvez Flores, Nicolás Garrido Ortiz, Daniela Giglio Gómez, Catalina Godoy Núñez, Miguel González González, Camilo González Marinao, Francesca Guglielmetti Macchiavello, Francisco Jara Aniñir, Axel Jerez Martínez, José Tomás Jofré González, Vicente Johow Álvarez, Constanza Lara Cascante, Silvia López Aránguiz, Tomás Lucero Arredondo, Josefina Maldonado Kopaitic, Catalina Martínez Braun, Daniela Morales Morales, Pilar Moreno Lombardi, Andrea Muñoz Cárdenas, Andrés Novoa Miranda, Vicente Núñez Galleguillos, Alejandra Ortega Arancibia, Néstor Ortiz Palomera, Carlos Oyarce Mejías, Cristián Pacheco Herrera, Fiorella Perazzo Tornería, Francisca Pereira Morales, Felipe Pérez Godoy, Francisca Petersen Tamm, Catalina Pino González, Florencia Pinto Fuentes, Constanza Piña Betancur, Mauricio Raymond Barros, Sofía Real Valderrama, Francisca Rojas Toro, Diego Salomon Marzolo, Felipe Schwartinsky Moraga, Sara Seeger Pemjean, Loreto Soto Pavez, Ignacia Soto Valenzuela, Paloma Sotomayor Marín, Sofía Toro Alcaino, Nyckolad Torres Alfaro, Valentina Ulloa Otey, Nicolás Valencia Sapunar, Camila Vera Figueroa, Scarlett Vera López, Sebastián Villagrán Pradena y Juana Villalobos Gahona.

 

Habilitan el primer centro docente-asistencial en dermatología y venereología de la región

El primer centro docente-asistencial de la región destinado exclusivamente a la atención gratuita de niños, adolescentes, adultos y adultos mayores en los ámbitos de la dermatología y la venereología comenzó a funcionar en Valparaíso.

Se trata de un servicio público que fue habilitado gracias a una alianza estratégica establecida entre el Hospital Carlos van Buren, de quien dependerán su gestión e instalaciones, y la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, que puso a disposición del mismo a un equipo de especialistas e internos que estará a cargo de los procedimientos clínicos que allí se realicen.

El centro operará en dependencias de la Unidad de Atención y Control en Salud Sexual (UNACESS), ubicada a un costado de la Plaza de Justicia, la que a partir de ahora cambiará de nombre y brindará atención orientada al diagnóstico, reconocimiento de lesiones y control de patologías en las áreas mencionadas, contribuyendo así a disminuir la lista de espera de personas que requieren de atención dermatológica o por infecciones de transmisión sexual, la que en la actualidad asciende a unos mil pacientes por mes.

Además, y en paralelo, este centro realizará una serie de acciones en materia de educación y prevención a nivel de la comunidad, lo que va en línea con el objetivo establecido por el Ministerio de Salud en lo que respecta a reducir el número de casos de cáncer de piel y otras enfermedades, como la sífilis y la gonorrea, por ejemplo, que en la actualidad presentan una elevada prevalencia a nivel nacional.

Doble impacto

La puesta en marcha del nuevo centro de atención dermatológica y de enfermedades venéreas -que también contará con el apoyo del Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio- se oficializó durante una ceremonia que fue encabezada por el director del Hospital Van Buren, David Gutiérrez; y el decano de la Facultad de Medicina y el director de la Escuela de Medicina de la UV, Antonio Orellana y Rodrigo Vergara, respectivamente.

Las autoridades presentes valoraron el positivo impacto que a su juicio tendrá este servicio, tanto en lo que respecta a la atención de pacientes como en lo relativo a la formación médica de pre y postgrado en ambas especialidades.

“Esta es una muy buena alianza, que estábamos por concretar desde hace bastante tiempo. Para nosotros este centro va a ser muy importante, no solo por la contribución que haremos a la comunidad en materia de prevención, diagnóstico y control, sino también porque nos permitirá fortalecer la formación de nuestros estudiantes, que a partir de ahora podrán ver y tener acceso a un mayor número de patologías, en un solo lugar”, afirmó el doctor Rodrigo Vergara.

Por su parte, el doctor David Gutiérrez agradeció el compromiso y respaldo de la Escuela de Medicina de la UV en esta iniciativa, y adelantó que espera que con su entrada en funcionamiento el número de pacientes que están a la espera de ser atendidos por especialistas en dermatología y venereología aumenten de 80 a 400 por mes, lo permitiría disminuir la brecha en la atención en el corto plazo.

El equipo de docentes y estudiantes de la Escuela de Medicina UV que allí brindará atención estará a cargo del jefe de la Cátedra de Dermatología, Antonio Guglielmetti, quien destacó la importancia de esta iniciativa desde el punto de vista clínico, pero, también, en lo relativo a generar las condiciones para que la Escuela pueda impartir a la brevedad la especialidad médica de Dermatología, que hasta ahora solo dictan algunas universidades en Santiago.

Profesor Mario Parada integra comisión que presentará propuesta a la reforma de salud

El docente e investigador del Departamento de Salud Pública de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso Mario Parada es uno de los once expertos que fueron escogidos para integrar la comisión que instauraron esta semana el Colegio Médico y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile para presentar una propuesta al proyecto de reforma al sistema de salud que se encuentra impulsando el actual Gobierno.

La instancia busca establecer un documento que, a modo de acuerdo transversal, contribuya a perfeccionar la iniciativa del Ejecutivo, que a la fecha es conocida como Ley de Isapres.

Según explicó el doctor Parada, esta nueva comisión incorpora a diferentes actores -entre los cuales hay médicos, economistas y líderes gremiales-, los cuales abordarán este tema con miras a generar ideas tendientes a ampliar la visión del modelo de salud planteado por las autoridades, para que así la reforma abarque a todo el sistema y no sólo a las prestadoras de carácter privado.

“La creación de esta comisión me parece excelente, ya que con ella se pretende reorientar la discusión y abrir el espectro de ideas, ya que la crítica que han hecho diferentes especialistas y organizaciones es que la reforma se enfrentó desde una perspectiva demasiado restringida a la isapres, siendo que el problema mayor es que nuestro sistema de salud está fragmentado en varios subsistemas: isapres, Capredena, Fonasa, Teletón, etcétera. Por eso hay que proponer y aplicar una solución integral”, argumentó el docente del Departamento de Salud Pública de la Escuela de Medicina de la UV, quien con anterioridad integró la comisión asesora presidencial para el estudio y propuesta de un nuevo modelo y marco jurídico para el sistema privado de salud que estableció la ex Presidenta Michelle Bachelet.

Además del doctor Mario Parada, la comisión quedó integrada por Andras Uthoff, Sylvia Galleguillos, Jeanette Vega, Ximena Aguilera, Oscar Arteaga, Camilo Cid, Roberto Estay, Patricia Frenz, Ricardo Oyarzún y la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches.

Medicina UV inaugura año académico con Jornada de Migración y Salud

Migración y salud fue el tema escogido este año por la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Campus San Felipe, para la inauguración de su año académico 2018, al cual dedicó una jornada de medio día a través de diferentes expositores.

La actividad surge en respuesta al fenómeno migratorio que registra nuestro país y también Aconcagua, y como una forma de aportar desde el diálogo, compartiendo información, políticas públicas y buenas prácticas en salud. 

En sus palabras de bienvenida, la jefa de carrera de Medicina campus San Felipe, doctora Ana María Julio, señaló que “este es un tema del cual queremos ser parte, aportando desde la academia”. Mencionó que, adicionalmente, la Escuela comenzó a dictar un curso en modalidad semipresencial dirigido a los profesionales del sector salud, denominado “Migración y Salud: Perspectiva desde los Determinantes Sociales de la Salud”, y esperan ofrecer el electivo de creole a los estudiantes de medicina, para que puedan comunicarse de mejor forma con los usuarios del sistema de salud.

La jornada convocó al antropólogo social de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, México, y docente de Medicina UV, Cristian Torres, con el tema “Migración y Salud en el mundo globalizado”. En su exposición, el profesor dio cuenta de los procesos migratorios desde los orígenes de la humanidad, así como los motivos para migrar a lo largo de los siglos. “En los próximos años, factores como las disparidades demográficas, cambio climático, nueva dinámica de la política y la economía mundial, las revoluciones tecnológicas y las redes sociales, serán clave en el nuevo rostro de la migración”, expuso. 

Nueva Política

En tanto, David Mally, encargado de Migraciones y Trata de Personas del Servicio de Salud Aconcagua, dio a conocer la nueva Política de Salud de Migrantes Internacionales que emanó en octubre de 2017 del Ministerio de Salud, y detalló los pilares y principios, así como normas y estándares internacionales que ésta recoge.

El sociólogo explicó que el valle de Aconcagua ha registrado un aumento de la población inmigrante del 300% durante los últimos cuatro años. “Los flujos migratorios son peruano-boliviano, colombianos entre 2012 y 2014, y haitianos, entre los años 2016 y 2017”, detalló.

En relación a los determinantes sociales de la salud, Mally advirtió de una situación laboral precaria, asentamiento en cites de zonas céntricas y en cordones periféricos de vulnerabilidad socioeconómica y habitacional, y hacinamiento crítico en sectores rurales.

Agregó que los migrantes que arriban corresponden en promedio a hombres jóvenes y sanos, pero “al pasar el tiempo son los que peores indicadores de salud poseen”.

Interculturalidad e integralidad

Posteriormente, el doctor Jean Telo Noel, médico general haitiano y facilitador intercultural del Hospital de Urgencia Asistencia Pública (HUAP) explicó su rol como facilitador y cómo trabajan en equipo en la Oficina de Integración del centro asistencial capitalino. Además, compartió la realidad que viven en el HUAP a través del ejercicio de casos de usuarios migrantes. “Chile está en el momento adecuado para ser más desarrollado si aprovecha la multiculturalidad de los migrantes”, opinó. 

El médico sostuvo que “la salud es algo integral; los futuros médicos van a enfrentar casos así, con pacientes con una cosmovisión diferente. Creo que este espacio de intercambiar ideas es piedra angular en la formación académica de estos nuevos profesionales”, expresó. 

Finalmente la trabajadora social Natali Ahumada, encargada de participación social del Cesfam San Felipe El Real, compartió cómo han enfrentado el fenómeno migratorio en el centro de salud, especialmente de población haitiana. 

“La migración es una realidad en nuestra comuna, es diversa, está cruzada por determinantes sociales, nos plantea un desafío no un problema y necesita del abordaje intersectorial”, dijo. 

La jornada fue ampliamente valorada. Así lo expresó el estudiante de primer año, Benajmín González, quien señaló que la jornada trató temas de la realidad que estamos viviendo como país. “Creo que es muy rico en información tener testimonios de extranjeros, porque nos da la opción de formarnos nuestra opinión correctamente y no sólo lo que nos informan los medios o la influencia de nuestros juicios de valor”, agregó.

Por su parte David Mally indicó que el prejuicio no se adquiere en el Cesfam ni en el Hospital, sino que es una construcción social que tiene distintos momentos. “Si la universidad se hace cargo de formar desde la interculturalidad e integralidad a estos protomédicos, nos aseguramos que en unos años más tengamos una apertura y ese racismo institucional (del que hablaba un asistente) esté en retirada. Y eso es maravilloso”.

 

 

 

 

Escuela de Medicina diseña y participa en proyecto piloto pionero de educación en salud en cárcel de San Felipe

Una iniciativa inédita a nivel país está desarrollando la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Campus San Felipe, la Municipalidad de San Felipe y Gendarmería de Chile en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de esta comuna. Las tres instituciones comenzaron un proyecto piloto denominado “San Felipe trabaja por el fortalecimiento de la promoción de salud de las personas privadas de libertad”, el que surge como una respuesta conjunta a la investigación desarrollada por la académica Daisy Iturrieta titulada, “Atención de salud en los centros de cumplimiento penitenciario: un desafío pendiente para la salud pública en las provincias de San Felipe y Los Andes”.

El proyecto de educación para la salud, con enfoque en los Derechos Humanos, pretende capacitar a 21 personas privadas de libertad como monitores de promoción de salud para que estos repliquen los aprendizajes, tanto en su propio grupo del recinto penitenciario, como luego, una vez en libertad, con sus familias.

La inauguración del proyecto se efectuó el viernes 20 de abril y en ella participaron el gobernador de San Felipe, Claudio Rodríguez; el Seremi de Salud, Francisco Álvarez; el coordinador regional de salud de Gendarmería, Luis Núñez; la directora de salud municipal Marcela Brito; la directora del Campus San Felipe de la Universidad de Valparaíso, María Angélica Colvin; y la jefa de carrera de Medicina, Ana María Julio.

Junto a ellos, participó el jefe del Centro de Cumplimiento Penitenciario de San Felipe, mayor Brian Silva, y la profesora e investigadora de la Escuela de Medicina, Daisy Iturrieta, quien impulsó el diseño y desarrollo de esta iniciativa de promoción de salud al interior del recinto penitenciario.

La académica, actualmente Doctorante en Ciencias en Salud Colectiva de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, ha potenciado desde la Escuela de Medicina una propuesta de investigación desde el año 2015, lo que ha tenido sus frutos en la gestión de un trabajo mancomunado con la Mesa de Promoción de la Salud de la Ilustre Municipalidad de  San Felipe, el Cesfam San Felipe el Real y el Centro de Cumplimiento Penitenciario de San Felipe. Es así como se ha dado inicio a un trabajo transdisciplinario e intersectorial a nivel local, teniendo como resultado la integración de un modelo piloto de atención que implica avances el acceso a la atención médica y odontológica, acompañada de una propuesta de educación para la salud en el ámbito promocional preventivo.

En sus palabras, Daisy Iturrieta destacó que el Cesfam San Felipe El Real inició el 6 de marzo un proceso de atención médica y odontológica una vez por semana en el Centro de Cumplimiento Penitenciario. “Nosotros acompañamos ese gran trabajo con este proyecto de educación en salud que busca fortalecer habilidades para la vida para personas que están ad portas de egresar. Este trabajo se hace desde la mirada de enfoque de derecho, equidad y la mirada de la determinación social”, señaló.

Por su parte, el seremi de Salud, Francisco Álvarez, valoró el trabajo de la Escuela de Medicina, cuyo trabajo de investigación permite convocar a los demás actores en este proyecto de educación en salud. “Por nuestra parte, daremos todo el apoyo para que estas iniciativas se repliquen en otros recintos penitenciarios”, expresó.

En tanto, el jefe de la Unidad Penal de San Felipe, mayor Brian Silva, manifestó estar orgulloso de este proyecto “porque ofrece oportunidades para los internos para su reinserción en la sociedad. Estamos abiertos a proponer espacios para la reinserción en la sociedad, queremos que salgan capacitados y con las herramientas para cumplir de buena forma su vida en la sociedad”.

El interno Ignacio González se mostró agradecido por la oportunidad que le da la Universidad de Valparaíso a través de la Escuela de Medicina para darle herramientas para su reinserción social.

Los internos tendrán clases dos veces al mes, durante dos horas en las que abordarán temas como Sistema de Salud en Chile, políticas y programas, enfermedades infecciosas, enfermedades crónicas, salud mental, salud sexual y reproductiva, nutrición y alimentación, higiene individual y ambiental, salud bucodental, habilidades lingüísticas y comunicativas, y masculinidades y prevención de violencia.

 

Especialistas reiteraron la urgente necesidad de rehumanizar la formación y práctica clínica

¿Cuánto se han alejado los médicos del objetivo primordial de la medicina? ¿Existe entre ellos el temor a perder el control frente al paciente al intentar humanizar su relación con ellos? ¿Qué tan preparados están hoy para enfrentar el sufrimiento de los enfermos y ayudarlos en su recuperación o a enfrentar la muerte? ¿Cómo se les enseña a los futuros especialistas a centrar su profesión en las personas y no solo en parámetros objetivos, exámenes de laboratorios o procedimientos realizados por equipos altamente tecnológicos?

Estas y otras preguntas fueron las que definieron el marco dentro del cual se desarrollaron los análisis y las discusiones que propiciaron las Segundas Jornadas de Medicina Narrativa que organizó la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso y que, bajo el título “La reflexión en acción”, reunió a medio centenar de estudiantes, docentes, profesionales del área de la salud y público general.

Al igual que en su primera versión, el encuentro contó con la participación de destacados académicos y especialistas chilenos y extranjeros, quienes expusieron sus testimonios y experiencias en dicho ámbito.

Destacó la presencia entre los asistentes del rector Aldo Valle, quien inauguró las jornadas con un discurso en el que valoró el afán de la Escuela de Medicina de la UV por impulsar la innovación y someter a revisión constante todo lo que hace, en especial lo concerniente a los contenidos de la formación que entrega a sus alumnos.

“Este ejercicio académico es algo que fortalece el quehacer de una auténtica universidad. Introducir cambios sustantivos en la formación médica y la práctica clínica, cuestionar la supremacía del cientificismo positivo y la eficiencia economicista -que son enfoques que manejan hoy la definición de indicadores en todos los ámbitos de la vida en la actualidad- es sin duda un gran desafío. En el objetivo de recuperar la reflexión práctica frente a una suerte de fiebre por el conocimiento especializado, que en poco tiempo es reemplazado por otro a una velocidad industrial, a la universidad le corresponde la tarea de enfrentar y resistir: enseñar lo que no se renueva constantemente y que en la medida que se envejece se enriquece”, sostuvo la máxima autoridad de la UV.

Temas

La primera en intervenir en la actividad fue la directora de las jornadas y docente de la Escuela de Medicina de la UV Pamela Jofré, máster en Medicina Narrativa por el ISTUD de Milán, quien expuso el tema “Un futuro narrativo para la medicina”, como parte de un enfoque en el que reiteró la relevancia de los relatos y del rol que estos han jugado siempre en la disciplina, los cuales están siendo utilizados cada vez más como instrumentos educativos destinados a “re-elaborar” la experiencia de quienes se forman como médicos en cuanto al contacto que estos han de tener con las personas y a crecer en humanidad, para prevenir así su aislamiento, estrés y agotamiento emocional.

Luego hizo uso de la palabra la profesora Catherine Soto, especialista en Medicina Interna y Gastroenterología, quien se refirió a la utilidad de las narrativas para la relación médico-paciente y a la necesidad de que hoy tienen los médicos de desarrollar la empatía y la compasión, con miras a reconocer el sufrimiento, apreciar su significado y asesorar al enfermo durante sus padecimientos dándole esperanza.

Especialistas brasileños

El programa de la Segundas Jornadas de Medicina Narrativa de la UV contó con la participación de los especialistas brasileños María Auxiliadora Craice de Benedetto, investigadora de la Universidad Estudual Paulista y directora de Publicaciones de Sociedad Brasileña de Humanismo, Educación Médica y Medicina de Familia (Sobramfa); Graciela Moreto, catedrática de la Universidad de Santo Amaro y responsable de proyectos internacionales de la Sociedad Brasileña Medicina Familiar, y Pablo González-Blasco, médico de la Universidad de São Paulo, miembro fundador de Sobramfa y autor de más de un centenar de publicaciones y trabajos sobre humanismo y medicina y educación de la afectividad a través del cine.

La doctora Craice de Benedetto presentó las conclusiones de un estudio sobre el impacto de la medicina narrativa aplicada, en tanto que la doctora Moreto se refirió a la creatividad y la empatía del futuro profesional de la salud. Por su parte, Pablo González-Blasco dictó dos talleres de cine y educación médica.

Las Segundas Jornadas de Medicina Narrativa tuvieron lugar en el Campus de la Salud de Reñaca, sede de la Facultad de Medicina, y a ella también asistieron el decano de la misma, Antonio Orellana, y del director de la Escuela de Medicina, Rodrigo Vergara.

Escuela de Medicina
Universidad de Valparaíso