Acreditada 6 años

ADC Agencia de Acreditación

El planeta también necesita sanar

Preocupadas por el impacto del Campus de la Salud de Reñaca, como macroproductor de residuos que van directamente a los vertederos y perpetúan el daño al medioambiente, las alumnas Emy Liquitay, Fernanda Saavedra y Nicole Castillo, de Medicina, y Paula Díaz, de Enfermería, presentaron un proyecto al Fondo Concursable DAE Impacta UV 2018 y se lo adjudicaron.

Las alumnas hicieron el siguiente análisis: “el Campus cuenta con estudiantes de ocho carreras, transitan diariamente unas dos mil personas y se estima que cada una genera al día un kilo de basura. Considerando que la mayoría de nosotros pasa gran parte del día en la facultad debido a las largas jornadas de clases, la mayoría de los residuos que generamos se desechan directamente allí, en el Campus. De estos residuos, un gran porcentaje es reciclable, y como dijimos antes, todos van a los vertederos ya que no contamos con un sistema de gestión de residuos reciclables”.

Ante ello, las estudiantes presentaron el proyecto “Reciclando en el Campus de la Salud: El planeta también necesita sanar”, iniciativa que plantea dos pilares fundamentales: el primero, corresponde a la compra de contenedores para residuos reciclables, y coordinar un retiro regular de éstos. El segundo pilar, es la educación a la comunidad del Campus de la Salud sobre reciclaje y ecología. El pilar de educación, consta de 3 ejes: talleres para concientizar sobre el problema de la basura y enseñar a segregar correctamente los residuos; intervenciones que buscan concientizar, llamando la atención en los lugares más concurridos del Campus, y capacitación al personal de aseo, ya que son agentes claves para el desarrollo de este proyecto.

“En los puntos limpios, tendremos contenedores medianos de papel blanco, latas y plástico PET 1 (botellas) con infografías sencillas que expliquen cómo segregar, e idealmente aptas para ciegos y analfabetos. Estos estarán ubicados en el 7º piso, lugar estratégico debido a su gran concurrencia, hasta donde se llevarán todos los residuos y desde donde serán retirados. Además tendremos un punto de acopio con contenedores gratuitos que serán retirados cada dos semanas por la Municipalidad de Viña del Mar”, señalaron.

Evaluación

Una vez implementado el proyecto, cada dos semanas cuantificarán, en conjunto con el personal de aseo, el total de litros recolectados por el campus. Posteriormente, estos datos serán difundidos a  la comunidad a modo de retroalimentación y refuerzo positivo. Asimismo, realizarán una encuesta en formato de formularios google, sobre la percepción de la comunidad acerca del proyecto y del impacto que este a tenido a nivel individual y colectivo.

En cuanto a los beneficios, se espera reducir el impacto ambiental de la Facultad, generar una comunidad consciente sobre el impacto medioambiental, que idealmente lleve a la replicación de conductas a otros ámbitos de la vida y dar el ejemplo para la expansión a otras comunidades, como otras facultades o instituciones de educación superior.

El proyecto recibió un millón de pesos, al igual que las otras cuatro iniciativas ganadoras de la convocatoria de los Fondos Concursables DAE Impacta UV 2018. Cada proyecto fue presentado en la modalidad del elevator speech, considerando algunas preguntas posteriores, tras lo cual fueron evaluados por una comisión.

Carolina Osorio, asistente social, encargada de Impacta UV 2018, señaló que lo más relevante de los proyectos seleccionados, es su sello social. “Lo que más hemos valorado ahora es el compromiso que han tenido con las personas, con la comunidad. Nos interesa que los estudiantes que están participando dejen algo, dejen ese sello de la Universidad, que entreguen un valor, que sean proactivos, que sean motivados, y que finalmente, cuando ellos sean profesionales, tengan una capacidad de relacionarse con distintas personas”.

 

Doctora Eva Madrid es nombrada presidenta del Comité de Bioética del CONICYT

El Consejo Superior de Ciencia de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) nombró presidenta de su Comité de Bioética a la doctora Eva Madrid Aris, quien en la actualidad se desempeña como vicerrectora de Vinculación con el Medio de la Universidad de Valparaíso.

La también docente de la Escuela de Medicina de la UV sucederá en el cargo al académico de la PUC Andrés Haye, lo que representa todo un hito para ese organismo, ya que por primera vez -desde su creación- éste será liderado por un representante de una universidad regional.

Médico-cirujano de profesión, doctora en Medicina con mención en Ingeniería Tisular por la Universidad de Granada (España), miembro del equipo ejecutivo de Centro Cochrane Chile y profesora visitante de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, Eva Madrid asumirá la presidencia del Comité de Bioética dos años después de que fuera designada integrante de esa misma entidad asesora, y tras presidir hasta el año pasado el Comité de Ética Científica de la Universidad de Valparaíso.

En paralelo dirige y participa en una serie de estudios científicos en los que colabora con investigadores de universidades nacionales y extranjeras, en especial en los ámbitos de las revisiones sistemáticas de literatura, el desarrollo de proyectos de transferencia de conocimiento y de fortalecimiento de los sistemas de salud y su impacto en las personas. Por todo lo anterior, se la considera una académica de vasta trayectoria y experiencia en este campo.

“Agradezco a quienes me han confiado esta responsabilidad y, por cierto, a quienes me alentaron a asumirla, en especial a mis colegas del Conicyt-Fondecyt y, por cierto, al rector Aldo Valle. La bioética y sus implicancias científicas, legales y humanas conforman un área relativamente nueva en Chile, la que ha experimentado un auge significativo en el último tiempo, considerando el marco legislativo chileno actual y la aprobación del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología y, por tanto, implica múltiples tareas y desafíos a los que esperamos contribuir de manera efectiva y acertada durante nuestra gestión”, afirmó la doctora Madrid.

Objetivos

El Comité de Bioética del Conicyt busca cautelar y certificar los procedimientos, estudios e investigaciones académicas chilenas que involucren a seres vivos -humanos y animales-, con el fin de reforzar los aspectos éticos concernientes a las actividades científicas patrocinadas por esta institución, especialmente a través del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (Fondecyt).

Desde esa perspectiva, también funciona como entidad encargada de guiar a las universidades en estos aspectos, atender las consultas que éstas les remita y mediar o dirimir entre instancias académicas cuando existan diferencias que puedan afectar la marcha de algún proyecto de investigación.

“En otras palabras, este comité trabaja revisando la certificación en bioética de los proyectos Fondecyt de las diferentes instituciones. Fondecyt es la fuente de financiamiento más importante en su tipo a nivel nacional, al tiempo que se preocupa de apoyar al Consejo en todos los aspectos relacionados con su competencia en esta área, en especial ahora con el advenimiento del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología”, precisó la doctora Eva Madrid.

Docente de la Escuela de Medicina presentó libro que reenfoca estudios sobre cavidad del corazón

“Ventrículo derecho y anestesia. El ventrículo olvidado" se titula el libro escrito por la doctora María Carolina Cabrera, docente de la Cátedra de Anestesiología y Reanimación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, que acaba de ser presentado en un encuentro organizado por la Sociedad de Anestesiología de Chile.

El texto publicado por Editorial Académica Española es -en estricto término- un manual didáctico que resume cinco años de análisis, recopilación de estudios y ecocardiografías que forman parte de una investigación mayor realizada por esta académica y especialista.

La propia autora explicó que el volumen pretende crear conciencia sobre la existencia del ventrículo derecho y, de paso, transformarse en una guía que motive a los médicos a realizar aún más investigaciones sobre esta cavidad del corazón que a su juicio “parece haber caído en el olvido”.

Reenfoque histórico

En efecto, históricamente las investigaciones y documentos relacionados con el corazón se han enfocado en el ventrículo izquierdo, tratando de optimizar su función, ya que la mayor parte de las fallas de este órgano encargado de hacer circular la sangre provienen generalmente de éste.

“El ventrículo derecho funciona distinto, es un puente que carga al izquierdo. Fisiológicamente son distintos, funcionan distinto y, por eso, es muy difícil que el derecho se infarte”, dijo la doctora Cabrera.

En la actualidad, gracias a la existencia de equipos con tecnología avanzada- que permiten monitorear de mejor manera la fisiopatología cardiovascular- se ha logrado conocer más detalles y obtener datos que hasta hace muy poco tiempo se desconocían de la función del ventrículo derecho. “En ese sentido, la tendencia mundial es que éste adquiere mayor relevancia en cuanto se ha demostrado que es el gran reservorio de volumen y, por ende, de la precarga con la que cuenta el ventrículo izquierdo para funcionar”, sostuvo la especialista.

Por lo anterior, la docente de la Cátedra de Anestesiología y Reanimación de la Escuela de Medicina de la UV precisó que el libro pretende ser una guía práctica, con muchas imágenes, que busca motivar tanto a los anestesiólogos como colegas de otras especialidades a "pensar" y a recordar que el ventrículo derecho también existe y cumple funciones muy importantes.

“Espero que disfruten su lectura. Escribir sobre esto ha sido importante, porque es una forma de aportar en un tema cada vez más relevante. Además, es una contribución para abrir puertas en materia de ciencia y de investigación en Chile”, recalcó la doctora María Carolina Cabrera.

Alto porcentaje de médicos becados UV cursará especialidades con mayor déficit en hospitales

El 35% de los médico-cirujanos que este año inició su beca de especialidad en la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso optó por cursar su formación de perfeccionamiento en siete de las diez disciplinas que más retiros de facultativos experimentará en los próximos cinco años, a nivel de los hospitales y principales centros de atención del sistema público de salud, por estar cercanos o ya superar la edad de jubilación.

En efecto, 41 de los 116 profesionales inscritos en este plantel -en lo que va de 2018- decidieron continuar sus estudios en las áreas de Cardiología, Cirugía General, Cirugía Pediátrica, Neurocirugía, Obstetricia y Ginecología, Otorrinolaringología y Pediatría, que junto a las de Diabetología y Endocrinología, Neonatología y Urología enfrentarán el éxodo obligado de unos 1.300 profesionales, según reveló un estudio dado a conocer recientemente por el Ministerio de Salud.

El hecho fue destacado tanto por el director de la Escuela de Medicina de la UV, Rodrigo Vergara, como por la directora de Postgrado y Postítulo de esa unidad académica, Aída Milinarsky, durante la ceremonia en la que el cuerpo docente de la misma dio la bienvenida oficial a los nuevos residentes.

“Hace unos años suscribimos un convenio con el Ministerio de Salud para disminuir la brecha que en esta materia exhibe el sistema público. Desde entonces hemos duplicado el número de cupos que ofrecemos, contribuyendo así a reducir la demanda de especialistas que exhiben los hospitales y centros de atención. Para ello hemos realizado un trabajo mancomunado con los servicios de salud y creo que vamos bien encaminados. De hecho, como Escuela hoy formamos al 15% de los especialistas del país y al 80% de los especialistas que ejercen en la Región de Valparaíso”, precisó el doctor Vergara.

En la actualidad, la Universidad de Valparaíso imparte 28 especialidades médicas básicas y de referencia, de las cuales 15 se encuentran debidamente acreditadas y validadas ante la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (Asofamech), siendo por ello la tercera casa de estudios del país con más disciplinas de este tipo certificadas.

La duración de estos programas se extiende entre dos y cuatro años, dependiendo de la disciplina escogida. Estos son cursados -en forma simultánea- en los hospitales Carlos Van Buren, Eduardo Pereira y Del Salvador de Valparaíso, Gustavo Fricke y Naval “Almirante Nef” de Viña del Mar, de Quilpué, San Martín de Quillota, San Camilo de San Felipe, San Antonio de Putaendo y en los consultorios pertenecientes a las corporaciones municipales y dependientes de los servicios de Salud de la Región de Valparaíso.

Asimismo, la Escuela de Medicina de la UV dispone de cupos en la Región Metropolitana, en los hospitales “Dr. Raúl Yazigi” de la Fuerza Aérea de Chile, de Dipreca y Militar “Luis Felipe Brieba”.

Positiva evaluación

Tras la recepción -en la que recibieron la credencial institucional, el tradicional delantal blanco y el reglamento de su especialidad-, los nuevos becados destacaron el prestigio de los programas de especialidad médica que dicta la Escuela de Medicina de la UV, así como también valoraron la posibilidad que ésta les otorga de contribuir a la salud pública nacional.

“Para mí es muy importante realizar esta beca en la Universidad de Valparaíso, porque dispone del Hospital Carlos van Buren como campo clínico y cuyo servicio de Neurocirugía es muy requerido, por lo que cuenta con un gran número de pacientes. Esta es una especialidad que requiere de un amplio volumen de pacientes para aprender sobre todas las patologías, que son muy amplias”, aseveró Diego San Martín, ex alumno de la UV que inició su especialidad en Neurocirugía.

En tanto, el becado de la especialidad de Pediatría Matías Pizarro, quien hizo sus estudios de pregrado en Medicina en Santiago, confesó que quería venir a Valparaíso porque la disciplina que sigue “cuenta con un cuerpo académico de experiencia y excelencia. Además, porque ofrece múltiples opciones en el ámbito formativo clínico”.

Medicina UV ya está en Instagram

 

La Escuela de Medicina no podía estar fuera de la popular red social Instagram. Por ello, el Área de Vinculación con el Medio y Extensión de la Escuela creó una cuenta con el objetivo de compartir información e imágenes de sus principales actividades.

La habilitación de este canal de comunicación obedece a la necesidad de abrir nuevas formas de comunicación con docentes, funcionarios y en especial estudiantes, quienes mayoritariamente utilizan esta red social. Esta se suma a los medios ya existentes: web http://medicina.uv.cl/, facebook, twitter y correo electrónico.

A través de Instagram, la comunidad de la Escuela de Medicina podrá conocer actividades prácticas de docencia, cursos, seminarios, jornadas, simposios y actividades de extensión en que participan estudiantes y docentes.

Los invitamos a seguirnos en Instagram como @medicinauv

Alta convocatoria tuvo feria de prevención en salud orientadas a mujeres y transexuales

Decenas de personas participaron de las variadas actividades educativas y de prevención en materia sexual y reproductiva que consideró la feria “Hacia una Salud Feminista” que organizó la Asociación de Centros de Estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso (CEMUV) y que estuvo orientada a las mujeres y transexuales.

La iniciativa se realizó durante la mañana del pasado sábado 21 de julio en la Plaza Victoria de Valparaíso y consideró la habilitación de una serie de módulos en los que alumnos de las carreras de Medicina, Obstetricia y Puericultura, Educación Parvularia, Kinesiología, Fonoaudiología, Tecnología Médica y Enfermería entregaron información, practicaron exámenes y brindaron consejería en ámbitos específicos, como el cáncer de mama, uso de anticonceptivos, lactancia materna y apego, violencia obstétrica, acoso sexual y callejero, parto humanizado, aspectos legales del aborto hoy en Chile, cuidado de la voz, terapias de reemplazo hormonal y primeros auxilios, entre otros.

“El propósito de esta feria fue la de evaluar la situación particular que evidencian las porteñas en estas y otras temáticas relacionadas y, también, concientizar a la población en lo referido al respeto a la mujer, a los derechos humanos y, por cierto, plantear los desafíos que enfrenta nuestra sociedad en estos aspectos, ya que aún sostiene y legitima altos grados de violencia de género. Además, quiero destacar que se trató de una iniciativa multidisciplinaria, ya que en ella participamos estudiantes de siete diferentes carreras”, explicó Sofía Marín, secretaria general del Centro de Estudiantes de la Escuela de Medicina y representante del CEMUV.

La feria “Hacia una Salud Feminista” contó con el respaldo del Centro Gerópolis UV y la Fundación Iguales Valparaíso y Valpo Trans, entre otras instituciones.

Escuela de Medicina
Universidad de Valparaíso