Acreditada 6 años

ADC Agencia de Acreditación

Alumnos de escuela rural de Calle Larga visitan laboratorios de Medicina

Finalizar la unidad del cuerpo humano en la asignatura de Ciencias con una visita y actividades en un verdadero laboratorio de anatomía, fue la experiencia que vivieron veinte niñas y niños de octavo básico de la Escuela Cristo Redentor de la localidad rural de San Vicente, comuna de Calle Larga.

Los alumnos pudieron ver y tocar piezas y modelos anatómicos de estudio en la sala-pabellón de Anatomía, donde el profesor Daniel Casanova, junto a dos alumnos ayudantes, les hicieron una pequeña clase práctica.

Posteriormente, se trasladaron al Anexo Hosca donde se subdividió en dos el grupo, para realizar junto al profesor Fabián Pardo pequeños experimentos en el laboratorio de Investigación, y con el profesor Jorge Pozo, observar muestras microscópicas y macroscópicas (fetos) en el laboratorio Multipropósito.

Andrea Urtubia, profesora de Ciencias del colegio, apreció la buena acogida de la Escuela de Medicina. “Es muy importante para el aprendizaje de los alumnos trabajar con material concreto. Los alumnos tenían muchas inquietudes y querían tener una experiencia más tangible de la unidad. Después de las observaciones tendrán que hacer una presentación en clases”.

Luis Valdés, alumno de octavo año, se mostró muy interesado en las actividades y realizó diversas preguntas a los docentes de la Escuela, porque, según dijo, le gustan las ciencias.

 

La colaboración será el foco del nuevo Centro de Investigación en Ciencias Odontológicas y Médicas

Impulsar el desarrollo de estudios interdisciplinarios de amplio espectro y procesos de innovación en salud, además de fomentar el intercambio permanente de experiencias e información para generar conocimiento en ciencias básicas y aplicadas en diferentes ámbitos vinculados al uso y la masificación de biomateriales y tecnologías orientadas a la práctica clínica centrada en la calidad de vida de los pacientes, son los objetivos prioritarios del recientemente creado Centro de Investigación en Ciencias Odontológicas y Médicas (CICOM) de la Universidad de Valparaíso.

La nueva entidad centrará su gestión en la colaboración académica y la interoperatividad, por lo que integrará en su seno a especialistas de las facultades de Odontología y de Medicina de la UV y, también, a académicos de otras instituciones de educación superior del país y a profesionales que ejercen en hospitales y centros asistenciales de las más diversas características.

Según explicó su director, el cirujano dentista Miguel Muñoz, quien es doctor en Odontología Restauradora y profesor de la Facultad de Odontología, el trabajo que desarrollará el CICOM privilegiará el seguimiento de indicadores científicos y de estrategias de intervención y de autoevaluación.

“Con ello esperamos impulsar el surgimiento de redes de investigación que faciliten la realización de proyectos multi e interdisciplinarios, el incremento del potencial de transferencia del quehacer científico hacia aplicaciones concretas en salud, la organización de encuentros y la difusión de resultados relevantes por medio de publicaciones de impacto y congresos científicos, entre otras cosas”, precisó el doctor Muñoz.

Cinco grupos

La propuesta de CICOM considera la interrelación de cinco grupos de investigación, los cuales trabajarán vinculados en proyectos dentro de las líneas de acción declaradas bajo un concepto de interoperatividad (gestión multidisciplinaria y de cooperación), con un enfoque hacia y desde el paciente (bidireccional), teniendo como ejes centrales la prevención, el tratamiento, el pronóstico y el mejoramiento de la calidad de vida de los pacientes.

Los cinco grupos definidos son los siguientes:

Biomateriales Dentales: a cargo del doctor Miguel Muñoz y apoyado por las investigadoras Issis Luque y Carolina Garín, se dedicará al desarrollo de materiales de uso odontológico rehabilitador y su interacción con los tejidos y los múltiples factores del medio bucal, direccionando sus resultados a la innovación en nuevas técnicas de tratamiento.

Biología Dental y Dolor Odontogénico: bajo la supervisión de los doctores Eduardo Couve e Isaac García, se orientará al estudio del órgano dental para entender sus mecanismos de transmisión del
dolor, formación y respuesta ante procesos e injurias multifactoriales del medio bucal y envejecimiento.

Oncología y Fisiopatología Celular y Molecular: dirigido por el doctor Wilfredo González y apoyado por los especialistas Márcio Lopes y Rodrigo Cruz, se enfocará en el estudio de los mecanismos etiopatogénicos del cáncer y sus metástasis a linfonodos regionales, y al estudio de la patología infecciosa y no infecciosa de la cavidad oral. Además, se integra al grupo el Laboratorio de Estructura y Función Celular de la Escuela de Medicina, a cargo del doctor Pablo Olivero, quien diseña e implementa experiencias de interoperatividad entre los hospitales Carlos van Buren de Valparaíso y Gustavo Fricke de Viña del Mar, gracias al esfuerzo cooperativo de los especialistas Carlo Lozano y Jéssica González en implementar técnicas avanzadas de Biología Molecular en la práctica clínica.

Cariología y Traumatismo Dentario: a cargo de los doctores Juan Eduardo Onetto y Marie Therese Flores, se dedicará al estudio de factores de riesgo, diagnósticos, planes de tratamiento en traumatismos dentarios y evolución de los factores involucrados.

Interoperatividad y Modelamiento de Efecto Terapéutico: lo integrarán los doctores Pablo Olivero, Ivanny Marchant y Alicia Colombo y se focalizará en el desarrollo de metodologías para combinar las actividades de diferentes equipos con el propósito de dar la mayor cobertura a un problema complejo, a través de la combinación de información de diversa naturaleza y complejidad para modelar el efecto de fármacos u otras estrategias terapéuticas, y predecir, por ejemplo, su impacto en la salud de la población.

Valoración

La creación del CICOM-UV fue valorada por el decano de la Facultad de Odontología, Gastón Zamora, quien afirmó que con su puesta en marcha se corona una etapa del trabajo silencioso pero constante de un grupo de académicos de dicho plantel -liderados por los doctores Wilfredo González y Miguel Muñoz-, que en 2014 asumió la tarea de fortalecer la investigación. “Sin duda los felicito y confío en que seguirán avanzando”, dijo la autoridad.

Al respecto, el propio Wilfredo González, en su calidad de jefe de la oficina de Investigación de dicha Facultad, adelantó que ya hay algunos grupos que cuentan con trabajo adelantado, en particular en temas relacionados con estudios sobre los mecanismos de la caries dental (patología oral de mayor incidencia en el mundo) asociada a la radioterapia y las reacciones del tejido pulpar en traumatismos dentarios.

El Centro de Investigación en Ciencias Odontológicas y Médicas de la Universidad de Valparaíso funcionará en dependencias de la Facultad de Odontología y también dispondrá de espacios en el edifico Bruno Günther de la Facultad de Medicina y en laboratorios ubicados en otras unidades académicas y en los hospitales públicos de la región.

Facultad de Medicina concede título académico honorífico al doctor Rodolfo Armas Merino

Como un homenaje a su trayectoria y en reconocimiento a su destacada labor en investigación, docencia y desarrollo de la disciplina, la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso le concedió el título académico honorífico de “profesor visitante” al doctor Rodolfo Armas Merino.

El reconocido gastroenterólogo, quien en 2010 fue doblemente galardonado con el Premio Nacional de Medicina y la distinción de Maestro de la Medicina Interna de Chile, recibió el nombramiento institucional luego de participar en un encuentro con especialistas, internos, becados y profesores que se celebró en el auditorio del Hospital Carlos van Buren.

La actividad fue organizada -de manera conjunta- por el Servicio de Medicina Interna de dicho centro asistencial y el Departamento de Medicina Interna de la Escuela de Medicina UV, ocasión en la que el doctor Armas Merino dictó la conferencia “¿Hay motivación para trabajar en los hospitales públicos? Una mirada desde la universidad”.

Durante su exposición, la cual fue introducida por su amigo y colega Simón Sacks, el distinguido profesional compartió sus experiencias -y más de alguna anécdota- enfocado siempre en resaltar el papel trascendental e histórico que, según el mismo argumentó, han jugado los centros asistenciales públicos en la formación de los médicos chilenos, desde los albores de la República e incluso antes de la creación de las primeras escuelas universitarias.

En ese sentido, el doctor Armas Merino sostuvo que la verdadera medicina se aprende y practica en los hospitales, recintos donde nace, se atiende y muere el ochenta por ciento de la población, y no en las clínicas privadas, las que en su opinión -dada su naturaleza- tienen una misión y unos objetivos que no pueden ser considerados universales.

“Los hospitales públicos son los únicos concebidos para todas las personas, sin importar su raza, credo o condición socioeconómica. Las clínicas privadas, en cambio, son para una minoría. Y como la medicina debería siempre estar al alcance de todos, entonces el gran desafío que tenemos quienes enseñamos y las escuelas de Medicina con sentido de lo público es lograr que nuestros estudiantes, los futuros médicos, valoren lo que significa el servicio que hay detrás de un hospital, cosa que si el día de mañana quieren ejercer en forma privada lo hagan, pero no abandonen jamás el sistema público”, sentenció el connotado especialista.

Entrega de título

Finalizada su exposición, el doctor Armas recibió el título honorífico de “profesor visitante” que le concedió la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, reconocimiento académico que le entregó el decano Antonio Orellana, en compañía del director de la Escuela de Medicina, Rodrigo Vergara, y los directores de los departamentos de Medicina Interna y de Preclínica de la misma, Rienzi Díaz y Rodrigo Cruz, respectivamente.

También estuvieron presentes en la actividad directivos del Hospital Carlos van Buren, los cuales fueron encabezados por la subdirectora Gloria Fuentes y por la directora del Servicio de Medicina Interna, Mónica Carvajal.

El doctor Rodolfo Armas Merino se tituló como médico en 1960. Hijo del también afamado Rodolfo Armas Cruz, pionero de la medicina interna moderna en Chile y América Latina, desarrolló la mayor parte de su extensa carrera profesional y académica en el Hospital San Juan de Dios y el Campus Occidente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, su alma mater.

En la investigación clínica es considerado uno de los máximos referentes en trabajos sobre la porfiria y las afecciones crónicas no alcohólicas del hígado, con numerosas publicaciones sobre estos temas, entre las que se encuentran cuatro libros sobre gastroenterología y hepatología que son de consulta permanente y gozan de gran aceptación a nivel internacional.

Médicos de todo Chile participaron en talleres de simulación clínica de crisis en reanimación

La preparación, el entrenamiento y la evaluación permanente de los potenciales riesgos a enfrentar en el ejercicio clínico son pilares fundamentales de la práctica de la anestesiología y la reanimación.

Por eso, y por primera vez, el programa de la especialidad homónima que imparte la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso impartió este año dos innovadores taller de simulación clínica de alta fidelidad sobre procedimientos eco-guiados y manejo de situaciones críticas en pacientes adultos y pediátricos.

Orientados a profesionales, residentes y becados, ambos formaron parte de las actividades que consideraron las VII Jornadas de Anestesiología y Reanimación que se realizaron recientemente en Viña del Mar, encuentro que fue organizado por dicha unidad académica y que bajo el título “Aprendiendo de las crisis” convocó a más de un centenar de docentes, estudiantes, expertos e investigadores de todo Chile y del extranjero.

Los talleres tuvieron lugar en el Centro de Simulación Clínica de la Facultad de Medicina UV, ubicado en el Campus de la Salud de Reñaca, y en ellos participaron 30 anestesiólogos provenientes de distintas regiones del país.

Divididos en grupos, todos ellos debieron enfrentar una serie de casos diseñados cuidadosamente para comprobar sus competencias técnicas y, al mismo tiempo, medir sus reacciones o comportamientos ante emergencias y, también, el tipo de comunicación que logran establecer en esas circunstancias con el resto de los integrantes del equipo médico.

“El mejoramiento continuo en esta especialidad médica es fundamental para la adecuada práctica de la misma y, por cierto, para el bienestar y recuperación de los pacientes. Por eso, los objetivos principales de estos talleres fueron los de recrear algunas situaciones de crisis que suelen ocurrir en la realidad, con el propósito de que los anestesiólogos puedan entender, manejar y saber reaccionar de mejor manera ante ellas, como una manera de elevar su desempeño”, explicó Cristián Rocco, coordinador general de los talleres y docente del programa de Anestesiología y Reanimación de la UV.

Evaluación y reflexión

La supervisión de los talleres estuvo a cargo de un equipo conformado por diez instructores que observaron los procedimientos desde una sala de control y que, en caso de considerarlo necesario, intervinieron durante su desarrollo para plantear a los profesionales evaluados posibles soluciones dentro del pabellón, como ocurre en el ámbito clínico real, dado los distintos tipos de crisis que se pueden presentar.

“Como es habitual que en nuestra práctica clínica tengamos a distintos pacientes, desde niños a adultos mayores, estamos expuestos a enfrentar un sinnúmero de casos problemáticos, aunque 50 o 60 son las más comunes o conocidos, como son el paro intraoperatorio, manejo de vía difícil, anafilaxia, hipertermia, arritmias, errores en el suministro de fármacos o drogas, problemas con máquinas de anestesias, mala comunicación e interpretación errónea de órdenes, entre otros”, precisó el doctor Rocco.

En esa línea, y como parte de una iniciativa inédita a nivel nacional, durante los talleres se utilizaron unos manuales de protocolo que fueron redactados por especialistas del programa de especialidad en Anestesiología y Reanimación de la UV, a fin de facilitar y guiar la toma correcta de decisiones al interior de los pabellones.

Luego de participar en los casos prácticos, los evaluados debieron cumplir una fase de análisis y reflexión, con el objetivo de conocer sus aciertos y errores, con miras a fortalecer sus capacidades y a obtener un aprendizaje experiencial que les permita adoptar medidas de inmediato en los hospitales y centros asistenciales en los que se desempeñan en la actualidad.

85 estudiantes de primer año de la Escuela de Medicina suscribieron código de honor

 

Ochenta y cinco estudiantes que este año ingresaron a la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso en la Casa Central suscribieron el código de honor de dicha unidad académica y lucieron -por primera vez- la piocha institucional y el delantal blanco que los distinguirán en su ámbito profesional.

Ello es parte de la tradicional ceremonia de investidura, la cual marca el inicio de su trabajo en campos clínicos y el contacto con pacientes.

La actividad se realizó en el Aula Magna “Victorio Pescio” y fue encabezada por el decano de la Facultad de Medicina, Antonio Orellana, y el director de la Escuela de Medicina, Rodrigo Vergara. Ambos estuvieron acompañados por el secretario académico del plantel, José Toro, y la presidenta del Centro de Estudiantes de la carrera, Sofía Marín.

En la ocasión, y en medio de los aplausos de sus orgullosos padres, familiares y amigos, los jóvenes también recibieron un bolsón de trabajo y el reglamento que rige sus deberes y derechos,

Compromiso

El código de honor, que cada uno de los futuros médicos firma frente a sus pares, representa el compromiso público y respeto a las normas institucionales y de los centros hospitalarios, a los derechos y la integridad de los pacientes, además de la obligación de cumplir a cabalidad con las tareas que sus profesores les encomienden, siempre considerando los principios y valores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso.

Los investidos

Los 85 estudiantes de la Escuela de Medicina UV investidos en 2018 fueron los siguientes: Sebastián Aguerre Mattiozzi, Roberto Aguilar Ruz, Jeremmy Alarcón Castro, Felipe Allendes Reyes, Sebastián Almarza Santander, Javiera Arias Arellano, Catalina Arias Inzunza, Montserrat Baader Gil, Sofía Barrios Escobar, Javier Bascuñán Esnaola, Benjamín Bermúdez Borgoño, Javier Bravo Alarcón, Belén Bravo Vera, Matías Brito Castillo, Fernanda Cabezón Campos, Carlos Cabrera Ubilla, Catalina Carrasco Miranda, Fernanda Castillo Astudillo, Cristóbal Castillo Vásquez, Javiera Chávez Vargas, Juan Pablo Cifuentes Cifuentes, Samuel Concha Peirano, Javiera Contreras Cortés, Consuelo Contreras Ruiz, Vicente Cornejo González, Nelson Cuello Moya, Lucien Dardel Ceardi, Vicente De los Ríos Oñate, Gonzalo Díaz Bravo, Aline Dunner Constanzo, Cristina Espinoza Montaner, Andrés Estefane Duran, Daniela Figueroa Carmona, Agustín Fontecilla Pérez, Javiera Fraile Quintero, Eileen Fuentes Carmona. Franco Gálvez Flores, Nicolás Garrido Ortiz, Daniela Giglio Gómez, Catalina Godoy Núñez, Miguel González González, Camilo González Marinao, Francesca Guglielmetti Macchiavello, Francisco Jara Aniñir, Axel Jerez Martínez, José Tomás Jofré González, Vicente Johow Álvarez, Constanza Lara Cascante, Silvia López Aránguiz, Tomás Lucero Arredondo, Josefina Maldonado Kopaitic, Catalina Martínez Braun, Daniela Morales Morales, Pilar Moreno Lombardi, Andrea Muñoz Cárdenas, Andrés Novoa Miranda, Vicente Núñez Galleguillos, Alejandra Ortega Arancibia, Néstor Ortiz Palomera, Carlos Oyarce Mejías, Cristián Pacheco Herrera, Fiorella Perazzo Tornería, Francisca Pereira Morales, Felipe Pérez Godoy, Francisca Petersen Tamm, Catalina Pino González, Florencia Pinto Fuentes, Constanza Piña Betancur, Mauricio Raymond Barros, Sofía Real Valderrama, Francisca Rojas Toro, Diego Salomon Marzolo, Felipe Schwartinsky Moraga, Sara Seeger Pemjean, Loreto Soto Pavez, Ignacia Soto Valenzuela, Paloma Sotomayor Marín, Sofía Toro Alcaino, Nyckolad Torres Alfaro, Valentina Ulloa Otey, Nicolás Valencia Sapunar, Camila Vera Figueroa, Scarlett Vera López, Sebastián Villagrán Pradena y Juana Villalobos Gahona.

 

Habilitan el primer centro docente-asistencial en dermatología y venereología de la región

El primer centro docente-asistencial de la región destinado exclusivamente a la atención gratuita de niños, adolescentes, adultos y adultos mayores en los ámbitos de la dermatología y la venereología comenzó a funcionar en Valparaíso.

Se trata de un servicio público que fue habilitado gracias a una alianza estratégica establecida entre el Hospital Carlos van Buren, de quien dependerán su gestión e instalaciones, y la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, que puso a disposición del mismo a un equipo de especialistas e internos que estará a cargo de los procedimientos clínicos que allí se realicen.

El centro operará en dependencias de la Unidad de Atención y Control en Salud Sexual (UNACESS), ubicada a un costado de la Plaza de Justicia, la que a partir de ahora cambiará de nombre y brindará atención orientada al diagnóstico, reconocimiento de lesiones y control de patologías en las áreas mencionadas, contribuyendo así a disminuir la lista de espera de personas que requieren de atención dermatológica o por infecciones de transmisión sexual, la que en la actualidad asciende a unos mil pacientes por mes.

Además, y en paralelo, este centro realizará una serie de acciones en materia de educación y prevención a nivel de la comunidad, lo que va en línea con el objetivo establecido por el Ministerio de Salud en lo que respecta a reducir el número de casos de cáncer de piel y otras enfermedades, como la sífilis y la gonorrea, por ejemplo, que en la actualidad presentan una elevada prevalencia a nivel nacional.

Doble impacto

La puesta en marcha del nuevo centro de atención dermatológica y de enfermedades venéreas -que también contará con el apoyo del Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio- se oficializó durante una ceremonia que fue encabezada por el director del Hospital Van Buren, David Gutiérrez; y el decano de la Facultad de Medicina y el director de la Escuela de Medicina de la UV, Antonio Orellana y Rodrigo Vergara, respectivamente.

Las autoridades presentes valoraron el positivo impacto que a su juicio tendrá este servicio, tanto en lo que respecta a la atención de pacientes como en lo relativo a la formación médica de pre y postgrado en ambas especialidades.

“Esta es una muy buena alianza, que estábamos por concretar desde hace bastante tiempo. Para nosotros este centro va a ser muy importante, no solo por la contribución que haremos a la comunidad en materia de prevención, diagnóstico y control, sino también porque nos permitirá fortalecer la formación de nuestros estudiantes, que a partir de ahora podrán ver y tener acceso a un mayor número de patologías, en un solo lugar”, afirmó el doctor Rodrigo Vergara.

Por su parte, el doctor David Gutiérrez agradeció el compromiso y respaldo de la Escuela de Medicina de la UV en esta iniciativa, y adelantó que espera que con su entrada en funcionamiento el número de pacientes que están a la espera de ser atendidos por especialistas en dermatología y venereología aumenten de 80 a 400 por mes, lo permitiría disminuir la brecha en la atención en el corto plazo.

El equipo de docentes y estudiantes de la Escuela de Medicina UV que allí brindará atención estará a cargo del jefe de la Cátedra de Dermatología, Antonio Guglielmetti, quien destacó la importancia de esta iniciativa desde el punto de vista clínico, pero, también, en lo relativo a generar las condiciones para que la Escuela pueda impartir a la brevedad la especialidad médica de Dermatología, que hasta ahora solo dictan algunas universidades en Santiago.

Escuela de Medicina
Universidad de Valparaíso